El dirigente debe ser “hombre-muchacho”

Para ingresar de lleno a la reflexión sobre el rol del voluntario adulto en el Movimiento Scout, los invitamos a refrescar primero algunas ideas que Baden-Powell escribió en sus libros sobre el rol del dirigente:

Tiene que hacer las veces de hermano mayor, esto es, considerar las cosas desde el punto de vista del joven, aconsejarlo y guiarlo por el buen sendero, transmitirles entusiasmo.
Muchos jefes desearían que les indicara prolijamente los detalles. Pero esto, en realidad, sería imposible, pues lo que puede ser conveniente para una sección o para una clase de jóvenes en determinado lugar, tal vez no dé resultados buenos con otros a sólo dos kilómetros de distancia.

“Sencillamente lo que si debe ser es hombre-muchacho, esto es:
1) Poseer espíritu de joven y saber, como primera medida, colocarse en su plano.
2) Ser consciente de las necesidades, perspectivas y deseos inherentes a las distintas edades de los jóvenes.
3) Tratar con el joven personalmente y, no en conjunto y,
4) Fomentar el espíritu de cooperación para obtener los mejores resultados.”

Siempre listo, Rodrigo

Rodrigo Gonzalez Cao

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Scouts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s